You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Maria Isabel Pascual - Cuidados Generales en Togo

Historia Voluntariado con niños en Togo

Desde hace varios años tenía la idea de hacer un voluntariado pero siempre por una cosa o por otra lo iba dejando. El año pasado mi hijo se fue de voluntario a Tánger y al volver y ver como venia me dije: “Isabel tienes que ir YA….”

Asi que empecé a mirar por internet. Me apetecía África y quería un país donde se hablara francés y cuando vi Togo me dije “allí voy”. Tengo que decir que tuve que buscar en el mapa donde estaba Togo.

Miré varias webs y por los comentarios y por la buena organización que percibía en la página web me decanté por Projects Abroad.

La verdad, fue fácil. Desde el primer momento me vi arropada por ellos y confié plenamente.

Con todas las vacunas, visados, etc… El dia 1 de julio salí de Barcelona destino Lomé. Al llegar allí me esperaba Delphine y junto con otros voluntarios que llegaban de otros países nos fueron repartiendo en las casas de las familias de acogida que teníamos asignadas.

La mía fue encantadora desde el primer momento.. Un hogar sencillo: te lo ofrecen TODO y con las “comodidades” que te puedes esperar.

Al día siguiente Mar nos vino a buscar para llevarnos a Lome, activar teléfonos, cambiar dinero, conocernos entre los voluntarios y ver donde estaba la Sede donde nos reuniríamos todos los martes por la tarde. Allí nos recibió el director Kwane que nos dio información y consejos para la estancia.

El primer día que llegué al Orfanato para mí fue muy emotivo. Te reciben los niños con sonrisas, gritos de alegría, y enseguida sabes que allí lo tienes que dar todo porque ellos sin darse cuenta lo están haciendo.

Historia Voluntaria en Togo con Familia Hospedera

Todos los días eran diferentes. Escribíamos en la pizarra, leíamos cuentos, jugábamos, pintábamos, aunque la mayoría eran pequeños entre 2 y 12 años, también había 4 niñas de unos 16 años con las que empecé a hablar, inmediatamente empezaron a contarme sus cosas, sus proyectos, querían aprender español, leer …Fué un intercambio muy positivo por ambas partes. Me hizo mucha ilusión que me pidieran que las acompañara a su escuela a buscar las notas del colegio.

Cuando volvía a “casa” de mi familia de acogida hablábamos de cómo me había ido el día, de temas de actualidad de España, de todo en general. Se me pasaban las horas muy rápidamente. Siempre te ponen mucha, mucha comida y es mejor comérsela porque si no parece que les sepa mal y no es porque no te guste sino que , sobre todo al principio, con tanto calor tienes más ganas de beber que de comer.

Yo viví al ritmo de la familia : si iban a misa, yo también; si iban a visitar a unos amigos, allí estaba yo; que si fiesta de cumpleaños, pues venga…

El día que me tenía que marchar tenía un sentimiento contradictorio entre querer quedarme y el tener que venirme, pero pensé que había dado todo lo mejor de mí que pude, que estaba contenta con mi experiencia y que nunca los olvidaré pero tengo una familia, un trabajo, y tenía que volver.

La verdad es que vuelves diferente, valoras otras cosas y te das cuenta realmente de las cosas que tienen o no importancia, aunque es verdad que luego , con el tiempo y cogiendo la rutina algunas se te olvidan, pero siempre algo queda.

Yo recomiendo a todo el mundo que viva esta experiencia y además opino que hay que hacerlo SOLA. Tienes que involucrarte, vivir con ellos y vivir el momento ya que es único e irrepetible.

Aunque la mayoría de voluntarios tenían entre 18 y 25 años, no hay que tener miedo a pensar que “uno es mayor para hacer esto”: yo tengo 51 años y creo que estuve a la altura.

Doy la gracias a la organización de Projects Abroad por haber podido llevar a cabo este sueño que tenía desde hace tanto tiempo y por hacerlo tan sencillo.

Maria Isabel Pascual

Esta anécdota podría incluir referencias al trabajo con o en orfanatos. Encuentra más información sobre la posición actual de Projects Abroad sobre el voluntariado en orfanatos y nuestro enfoque en cuidado comunitario para niños.

Volver al menú de las Anécdotas de los Voluntarios