You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Jaume Quer Salanova - Profesor de Informática en Sri Lanka

Care and Comunity con Projects Abroad en Sri Lanka

Voluntariado Sri Lanka

1. Preparaciones y pensamientos antes de tu salida

Hacer un voluntariado ha sido algo que siempre me ha llamado, tal vez porque pienso que todo lo que sean experiencias es lo bueno de esta vida, muy por encima de todo lo que sea material. Y pensar que puedes ayudar es EL gran plus. El problema siempre es el mismo: pareja, hijos, trabajo, familia, dinero… Pero llega un punto en que dices "ahora o nunca, no quiero renunciar a ello".

¿Miedos? ¿Retos? ¿Problemas? En mi caso nada de eso. Información, ilusión y mente abierta han sido garantía de disfrutar y adaptarme a lo que pudiera venir.

¿3 semanas son suficientes? No lo sé, es lo que tengo. Tendría que valer seguro.

2. Experiencias durante tu proyecto y opinión sobre el proyecto

La llegada puede ser dura si no te lo tomas como una buena experiencia, observas y aprendes. Choque cultural, idioma y acento inglés propios del lugar, estar en una inmersión total (puedes estar semanas sin ver a un occidental excepto otros voluntarios), llegada a un emplazamiento del que no sabes mucho, … todo ello puede bloquear un poco, sobre todo los primeros días. Toca observar, aprender y ver qué puedes hacer tú para mejorar la situación e integrarte.

Puede parecer frívolo enseñar informática en un país en el que hay necesidades más vitales pero también es una forma de dar una oportunidad a los alumnos de conseguir algo más en su vida: mejorar su rendimiento escolar, conseguir un futuro trabajo, aumentar su autoestima, abrir una puerta a crear interés por más áreas, etc… Y ese cambio se conocerá en todo su entorno con lo que el movimiento hacia adelante y la concienciación se expande hacia el resto de su sociedad. Quiero creer que es importante y que incrementar las habilidades puede ayudar mucho a cambiar las cosas aunque sea año a año.

Los recursos eran pocos pero las ganas de todos eran grandes y los resultados buenos. Me centré en lo que mejor sé hacer: organizar. Así que cree una Web, una BBDD de alumnos y asistencia, unos protocolos para ayudar a los nuevos voluntarios a entender más rápido cómo pueden ayudar, etc… ahí sentí que aportaba algo de futuro, algo que a mí se me daba bien y tal vez no a todos los voluntarios. Seguro que sé hacerlo mejor que clasificar una biblioteca, por poner un ejemplo de tarea que estaba también por hacer.

Con esa misión entendí a qué se refería toda la documentación que había leído con "ser proactivo, propón, sé creativo…". Es difícil de entender antes de vivir la experiencia, pero ojalá todo el mundo encuentre su "motivo" para estar ahí y aporte su "best".

3. Experiencias y opinión sobre la familia con la que vivías y la gente de la comunidad local

Voluntariado Educación Sri Lanka

La familia "host", con la que vivía, ha sido uno de los puntos más sorprendentes, vitales e intensos de mi estancia en el proyecto. Un privilegio vivir con 3 generaciones de la familia, de los 5 a los 70 años. Cada uno de ellos me entregó vivencias muy importantes para mí. Desde la historia y cultura hasta la espontanead y cariño de los más pequeños, sin olvidar la gastronomía (qué buenas cocineras la abuela y la madre). Su apoyo en todo momento y su cariño, como uno más de la casa, me han hecho sentir feliz ahí.

Es lo que más me ha costado dejar atrás. Me quedo con la idea de echarles una mano más delante de alguna forma o de volver para visitarlos. Me han dejado una huella imborrable, para toda la vida.

4. Experiencias con los otros voluntarios

Un gran añadido más a la experiencia. Conocer gente de otros países, su cultura, su adaptación, ver diferentes acentos de inglés… y cómo no, pasarlo bien en los ratos libres te transmite una visión global y una felicidad enorme. Además, son gente muy culta, madura para su edad, comprometida, viajada, fresca, alegre y con muchas ganas de experiencias. Otro enriquecimiento más. Otra huella que me queda, los echo de menos a todos.

5. Pequeña reflexión final: por ejemplo, tu perspectiva global personal, o de qué has aprendido durante el proyecto (qué has aprendido sobre ti mismo, sobre viajar al extranjero, etc)

¿Lo mejor de la experiencia? La combinación de todo: convivencia con la familia , cariño y todo o que se aprende "de verdad" acerca del país; experiencias con los voluntarios - haciendo turismo, aprendiendo unos de otros y conviviendo –; el emplazamiento y tareas de voluntariado– ayudar, superarte a ti mismo, aprender de ellos, ver otra sociedad… -; conocer Projects Abroad y cómo trabajan; Sri Lanka – gran tierra; rica, variada, virgen, segura, acogedora, … - ; incluso luego unos días por mi cuenta, sólo, de aventura – reflexionando sobre todo y conociendo el país -, vale la pena.. En resumen, no renunciaría a ningún elemento ya que todos han aportado a la experiencia.

Creo que esto produce "mono". Me imagino lo que me hubiera perdido viajando como turista, sin esta experiencia previa y no sé si hay vuelta atrás. ¿Para cuándo la siguiente experiencia?

Fui con pocas dudas pero vuelvo con cero dudas. Totalmente recomendable.

Jaume Quer Salanova

Volver al menú de las Anécdotas de los Voluntarios