You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Projects Abroad abre el nuevo proyecto de Terapia Canina en Argentina

Mariana Ferrero, dueña y terapeuta principal de la Fundación Jingles en Córdoba, Argentina trabaja con la terapia caninaProjects Abroad Argentina recibe a sus primeros voluntarios en el proyecto de Terapia Canina en Córdoba, este julio. La Fundación Jingles es un centro de terapia privado cuyo objetivo es mejorar la salud y el bienestar de sus clientes con la ayuda de 32 perros entrenados para ayudar en las sesiones terapéuticas.

Desde 2002, Mariana Ferrero, la fundadora del centro, ha estado trabajando en cumplir la misión de mejorar la calidad de vida de sus pacientes a través de la conexión entre animales y personas.

La terapia asistida por animales es relativamente moderna, pero es muy popular y se encuentra  en crecimiento desde principios de los años 90. Estar cerca de animales alivia la ansiedad de forma natural y facilita las interacciones. La presencia de perros ha demostrado reducir los niveles de estrés y aumentar los niveles de las hormonas del placer y de unión en las personas.

Un paciente trabaja con un perro en el proyecto de Terapia Canina en la Fundación Jingles en Córdoba, ArgentinaSituada a las afueras de la ciudad de Córdoba, la Fundación Jingles se encuentra en una gran propiedad con mucho espacio de trabajo en interiores y exteriores. El centro tiene actualmente seis terapeutas capacitados para trabajar en las áreas de logopedia, kinesiología, rehabilitación neurológica y psicología tanto para los pacientes como para sus familias.

La fundación atiende a pacientes de todas las edades que necesitan terapia asistida por animales para diversos trastornos. Entre ellos se encuentran personas con autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral y epilepsia, así como personas con condiciones psiquiátricas como estrés, depresión o adicción. Cada paciente recibe tratamiento específico de acuerdo con su condición, tanto en grupo como en sesiones individuales.

Los perros han sido entrenados desde una edad muy temprana dependiendo del tipo de tratamiento en el que deberán asistir. “Los perros están presente permanentemente en todas las actividades de la terapia", afirma Mariana. "Se empieza por el establecimiento de un vínculo entre el paciente y el perro y luego se aumenta la cantidad y la calidad de sus interacciones.”

Una terapeuta junto a perros en el proyecto de Terapia Canina, en la Fundación Jingles en Córdoba, ArgentinaLa mayoría de los perros que participan en el proyecto fueron rescatados de la calle y reciben una formación especial desde muy pequeños para poder participar en la terapia con pacientes. Si un perro no demuestra interés por participar en el programa entonces es trasladado a otra casa. Mariana enfatiza que los perros no son forzados a participar en el programa.

“Nuestros perros han sido educados principalmente para no tener una reacción negativa frente a los pacientes”, agrega Mariana. “Son muy sociables y aprenden de la manada. Cualquier cosa que ayude a estabilizar a la manada les ayuda individualmente”

Los voluntarios en este proyecto trabajan junto a la fundadora y a su equipo de terapeutas. Junto a ellos, los voluntarios tienen la oportunidad de desarrollar sus habilidades mientras que asisten en las tareas diarias, cuidan de los perros y ayudan a los pacientes a alcanzar sus objetivos individuales. Los voluntarios tienen la oportunidad de tomar la iniciativa durante la planificación de actividades creativas para los niños en el centro y contribuir a desarrollar los informes de evaluación del proyecto.

Descubre más acerca del voluntariado con la Fundación Jingles o de nuestro proyecto de Terapia Canina en Bolivia.

Volver a Noticias