You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Los voluntarios de Derechos Humanos en Argentina ayudan a personas sin hogar a obtener beneficios por incapacidad

Los esfuerzos de la Oficina de Derechos Humanos de Projects Abroad en Argentina dieron frutos el martes 3 de mayo, cuando Gabriel, una persona que antes no tenía hogar, recibió su primer cheque de la pensión por parte del gobierno argentino.

Un grupo de voluntarios de Projects Abroad participan de un programa de alcance comunitario legal con gente sin hogar como parte de su proyecto de Derechos Humanos en Argentina

Los voluntarios de Derechos Humanos en Córdoba han estado trabajando durante varios meses con Gabriel y su novia, Viviana, para que puedan recibir sus pensiones por invalidez. Los voluntarios conocieron  a la pareja a través de los programas de alcance comunitario y concienciación de derechos humanos que se realizan cada semana con la gente sin hogar local en Córdoba, donde los voluntarios ofrecen asesoramiento jurídico gratis e individual a aquellos que lo requieran. Después de después de investigar a fondo el caso de la pareja, la Oficina de Derechos Humanos, pudo ayudar a Gabriel y a Viviana a reunir y presentar los documentos necesarios para que pudiesen solicitar las pensiones de invalidez por parte del gobierno.

“Generalmente vienen a comer a la Fundación Ganas”, dice la supervisora del proyecto de Derechos Humanos, Victoria Marton, refiriéndose a un comedor popular que los voluntarios de derechos humanos organizan semanalmente. "Varias veces los hemos visto caminando con un carrito con todas sus cosas. Ellos no tienen un lugar donde vivir y estaban durmiendo en la plaza. "

Gabriel, de 38 años, sufre de una condición psiquiátrica no especificada y ha estado viviendo en la calle por muchos años. Su pareja Viviana, de 49 años, tiene varios hijos que no están en contacto con ella.

Estas condiciones hacen que ambos cumplan los requisitos para recibir una pensión de invalidez por parte del Gobierno Argentino; sin embargo, ninguno de los dos sabía lo que debían hacer para recibir sus pensiones.

Es aquí donde los voluntarios de Derechos Humanos de Projects Abroad intervienen. Para que puedan obtener su pensión, Gabriel y Viviana primero tuvieron que obtener una identificación emitida por el gobierno. Luego, tuvieron que justificar su incapacidad para trabajar. En el caso de Gabriel, eso significaba acreditar su condición psiquiátrica, lo que requería un certificado firmado por un psiquiatra con licencia de un centro médico público, confirmando su condición. En el caso de Viviana, significaba proporcionar registros médicos de las siete veces que dio a luz. Después de pedir la solicitud de pensiones y de presentar la documentación necesaria, así como de completar una entrevista con un trabajador social del Estado, Gabriel y Viviana tuvieron que esperar 10 meses, mientras se procesaba la información para aprobar la pensión.

Viviana empezó a recibir su pensión hace 4 meses, mientras que Gabriel recibió su primer pago el 3 de Mayo. Por primera vez, ambos recibieron un ingreso regular, que durará el resto de sus vidas. Con su ingreso estable recién adquirido, la pareja ahora puede alquilar la habitación de un miembro de la familia y ya no se ven obligados a vivir en las calles.

“Te puedes imaginar lo que significa para una persona que no ha tenido nada en toda su vida, empezar a recibir un ingreso estable cada mes y para el resto de sus vidas” agrega Viviana Marton. “Aprender a manejar dinero y vivir en mejores condiciones, es un proceso educativo.”

Voluntarios de Projects Abroad durante un programa de alcance comunitario en Cordoba junto a personas sin hogar como parte del proyecto de Derechos Humanos en Argentina

El equipo de Derechos Humanos realizará un seguimiento de Gabriel y Viviana para asegurarse de que todo funcione sin problemas y que administran su dinero adecuadamente. La historia de Gabriel y Viviana es uno de los muchos casos similares que forman parte del trabajo de la Oficina de Derechos Humanos de Projects Abroad. El primer paso en un caso de jubilación o discapacidad es ayudar a los beneficiarios a darse cuenta de que tienen derecho a financiamiento. En segundo lugar, proporcionar apoyo para llevar a cabo los pasos necesarios en el proceso legal, desde el principio hasta que finalmente reciben el pago. Por último, realizar seguimiento con los individuos en cada caso, para asegurar que las cosas siguen funcionando sin problemas.

El proceso de suscripción para comenzar a recibir las pensiones del gobierno puede ser complicado para cualquier persona. Para aquellos viviendo en la calle sin apoyo familiar, ni educación y, posiblemente, sufriendo de una condición psicológica debilitante, puede ser una tarea casi imposible. El objetivo de la Oficina de Derechos Humanos de Projects Abroad es ayudar, no solo a las mismas personas que el sistema pretende proteger, sino que aquellos que a veces no ve.

Encuentra más información de voluntariado en Derechos Humanos en el extranjero.

Volver a Noticias