You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Diez años de apoyo a la educación en Modarawila, Sri Lanka

Muchos voluntarios de trabajo social de Projects Abroad en Sri Lanka conocerán la guardería Dutch Anne Preschool en Panadura. Dando clases junto a los docentes locales de la guardería, los voluntarios introducirán el inglés a los residentes más jóvenes del plan de viviendas de Modarawila, donde la guardería está situada.

Actualmente, Herman Chi Hong Chan, originario de Hong Kong y estudiante de la Universidad de Australia Meridional, está realizando un voluntariado en Dutch Anne. Cada día, Herman está al frente las clases, los juegos y el teatro educativo con los niños más jóvenes de la escuela, de 4 a 6 años. Cada tarde la guardería se convierte en un centro comunitario y los niños de todas las edades están invitados a unirse a las actividades. Herman también ayuda con los deberes a los niños más mayores.

Voluntario de trabajo social de Projects Abroad, Herman Chi Hong Chan, con niños en su colocación en la guardería Dutch Anne Preschool en Panadura.“La barrera lingüística puede que sea el mayor reto haciendo este trabajo”, dijo Herman, “pero el obstáculo me ha hecho aprender cingalés elemental. Practicando con mi familia de acogida así como con los dueños de las tiendas y los comerciantes de Panadura, ahora me siento capaz de superar la barrera idiomática con los estudiantes”.

La determinación de Herman de aprender el idioma local le ha ayudado a establecer una relación más estrecha con sus estudiantes y la comunidad local.

Sin embargo, el trabajo duro de Herman en la guardería Dutch Anne Preschool no habría sido posible sin el esfuerzo de dos voluntarias específicas de Projects Abroad. La historia de Dutch Anne Preschool es la de la amistad, el servicio y el compromiso permanente adquirido hace diez años. Surgiendo en uno de los momentos más oscuros de la historia de Sri Lanka, Dutch Anne es la prueba del desarrollo local y del progreso.

En 2004, el terremoto del Océano Índico y el tsunami arrasó la costa de Sri Lanka. Más de 30.000 habitantes murieron en la catástrofe, y hasta 1.5 millones de personas fueron desplazadas de sus hogares. Aunque las costas del este y del sud sufrieron el golpe más duro, Panadura, en la costa oeste, también fue devastada.

El plan de viviendas de Modarawila, uno de los muchos campos nacionales de refugiados del tsunami, se estableció en 2005 para aquellas familias que perdieron sus hogares. Después de las consecuencias inmediatas del desastre natural, y a pesar de que la Guerra Civil de Sri Lanka seguía en curso, Projects Abroad empezó a trabajar en Modarawila.

“En ese momento, lo que es ahora una serie de casas de hormigón era una ciudad campamento, un “campamento tsunami”, recuerda Logaya Basalo, director de operaciones de Projects Abroad. “Las familias desplazadas viviendo en Modarawila fueron reacias a recibir extranjeros en sus improvisadas viviendas, pero un dedicado grupo de voluntarios de rescate de Projects Abroad hizo todo lo posible para proporcionar estabilidad en la educación de los niños del área”.

Cuando Projects Abroad empezó con el trabajo de rescate en Panadura, la mayoría de los niños de Modarawila no asistía a la escuela. Las familias estaban afectadas por la pérdida de sus hogares y posesiones, y los residentes estaban en una situación extrema. Enfocándose en la educación primaria, los voluntarios de Projects Abroad empezaron a reunir a los niños en espacios improvisados, dando clases y proporcionando espacios seguros para estudiar y jugar. Gracias a los esfuerzos de muchos voluntarios en aquellos primeros días, Projects Abroad se ganó la confianza de los residentes de Modarawila.

En ese mismo momento, dos chicas de Holanda trabajaron como voluntarias en otra parte de la región. Rosanne van Herksen estuvo en un proyecto de enseñanza en Panadura, mientras que Suzanne Jongerius estuvo en un proyecto de trabajo social en Piliyandala. Las dos chicas se conocieron durante su estancia en Sri Lanka, se hicieron buenas amigas y mantuvieron el contacto después de volver a Holanda.

Conmovidas por los muchos rostros amigables que conocieron y por la devoción de los trabajadores de Projects Abroad, Rosanne y Suzanne quisieron continuar esforzándose por reconstruir Sri Lanka. Colaborando con Projects Abroad, ambas recaudaron donativos en sus comunidades con la expectativa de volver a Sri Lanka.

Como Rosanne recuerda, “En Holanda, todo el mundo con quien hablamos se emocionaba con nuestras historias de voluntariado. Con mucha ayuda de nuestra familia y amigos, nos dimos cuenta de que podíamos hacer algo por la encantadora gente de Sri Lanka. De este modo comenzó la idea de una guardería permanente en Modarawila”.

Projects Abroad Care volunteer, Herman Chi Hong Chan, plays games with children at his placement at Dutch Anne Preschool in Panadura.A medida que Projects Abroad entró en su cuarto año de trabajo en Modarawila, los voluntarios hicieron posible que muchos de los niños del plan de viviendas volvieran a la escuela primaria y secundaria. Sin embargo, Modarawila seguía sin un local preescolar, y los voluntarios reunían a los niños más jóvenes de la zona en estructuras primitivas.

Habiendo recaudado con entusiasmo casi 4.000€ para la construcción de la escuela, Rosanne y Suzanne volvieron a Sri Lanka en enero de 2009 colocar la primera piedra de la guardería Dutch Anne Preschool. La escuela (que lleva el nombre de Rosanne y Suzanne) abrió el 2 de abril de 2009. Un mes después, la Guerra Civil de Sri Lanka llegó a su fin.

En su sexto año de existencia, Dutch Anne ha sido una fuente de estabilidad en las vidas de los residentes de Modarawila. Como Ligaya comenta, “aunque el plan de viviendas ha visto varias reencarnaciones desde 2005, Dutch Anne estuvo lista y funcionando antes de que hubiera una red de tuberías en Modarawila. Lo que Rosanne y Suzanne crearon fue un tributo a los voluntarios de Projects Abroad que trabajaron en Modarawila antes que ellas. Lo que Herman puede lograr hoy es un tributo a la generosidad de Rosanne y Suzanne”.

Según Herman reflexiona, “En muchas maneras soy muy parecido a los alumnos de prescolar de Dutch Anne. Vine aquí después del tsunami y no tengo recuerdos de la devastación que trajo. Para mí es importante hablar con los estudiantes más mayores de Modarawila, y me encuentro con muchos de ellos durante las horas de comunidad por la tarde. Algunos de ellos recuerdan el tsunami y, como estudiante de trabajo social, es fundamental que entienda su trauma y dolor. Aun así, como miembro de la nueva comunidad de Modarawila, soy solo capaz de esperar y ver un futuro más próspero para todos”.

“Cuando el ‘campamento tsunami’ se construyó por primera vez en Modarawila, sus residentes estaban más que angustiados”, concluye Ligaya, “pero Projects Abroad llegó rápido e hizo notar su presencia. Durante los últimos diez años, Projects Abroad ha proporcionado voluntarios para ayudar con los cuidados y la enseñanza, y hemos visto el trauma y el sufrimiento del desastre difuminarse. Nuestros voluntarios solían prestar asistencia en terapia artística y velar por el dolor de los estudiantes jóvenes, pero ahora los alumnos prescolares de Modarawila no conocen otra cosa que la estabilidad de una casa y un aula seguras”.

Projects Abroad continúa patrocinando la guardería Dutch Anne Preschool de modo que permanece gratis para todos los residentes de Modarawila. 

Volver a Noticias