You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

El proyecto de Arqueología en Perú inicia excavaciones en un nuevo emplazamiento arqueológico.

Voluntarios en el proyecto de Arqueología excavan el terreno en Sacsayhuaman Los voluntarios del proyecto de Arqueología en Perú empezaron recientemente con el trabajo de excavación en la nueva ubicación en Cuzco. Inkylltambo, ubicado en el parque arqueológico de Sacsayhuaman, se encuentra en su tercer año de excavaciones y los voluntarios de Projects Abroad han sido invitados a formar parte de este proyecto. Los voluntarios comenzaron las excavaciones a mediados del pasado Julio, después de adquirir permiso para la excavación del terreno a través de un acuerdo con el Ministerio de Cultura Peruano. Se espera que las excavaciones continúen durante todo el mes de octubre.

El Parque Arqueológico de Sacsayhuaman contiene una red de fortalezas militares y “wakas” - lugares religiosos creados por las culturas pre-Incas y ocupadas posteriormente por los Incas. Se cree que la zona donde se están realizando las excavaciones era un lugar de culto religioso dentro de la amplia red del parque. El parque, localizado al norte de Cuzco, se encuentra en la parte alta de la montaña de forma que permite la vista de toda la ciudad, sirviendo como fuerte militar y centro religioso para los Incas durante la llegada de los Españoles. Dentro de los límites del parque, de más de 3000 hectáreas, se pueden encontrar una serie de templos que hacen honor a las deidades Inca, entre éstas, se incluyen templos al sol, a la luna, al agua y a los animales.

Una voluntaria y un miembro del personal, examinan un hueso“Dada la localización de estos lugares, existen indicios para pensar que había procesiones religiosas que iban de waka a waka”, comenta el coordinador del proyecto de Arqueología, Dan O’Shea. “Por ejemplo, Intiraymi era un festival que tenía lugar durante varias semanas y culminaba en el solsticio de invierno con procesiones a través de todo el Imperio”.

Actualmente los voluntarios excavan en un área de 28 metros cuadrados. A través del método de excavación Wheeler, el terreno se divide en cuadrantes de 2 metros cuadrados y la excavación se realiza a removiendo capas de altura de entre 5 y 10 centímetros. Aunque las excavaciones llevan poco tiempo en marcha, los voluntarios ya han encontrado piezas de cerámica y hueso así como la parte de una muralla Inca que, aún a la espera de más indicios, se piensa que formaba parte de la estructura principal. Tras el trabajo de excavación, los voluntarios tendrán que ponerse en marcha con el registro y análisis de los hallazgos. Se calcula que estas actividades tendrán lugar en Diciembre. El análisis abarca la calidad, diseño y material de los artefactos así como la relación de las estructuras.

Una voluntaria y un miembro del personal, examinan un hueso“Los diseños de las piezas de cerámica encontradas parecen apuntar al uso ceremonial”, añade O’Shea. “Y las formas de las estructuras pueden ser comparadas con otros sitios que se conocen por haber sido centros religiosos. Si se tienen en cuenta las piedras labradas, los nichos y el camino de paso que llevan hasta la roca, es casi 100% seguro que estemos ante un centro religioso”.

Las excavaciones y el análisis de los hallazgos son solamente una parte de la totalidad del trabajo que los voluntarios llevan a cabo en el proyecto de arqueología. El equipo de arqueología trabaja bajo el acuerdo del Ministerio Peruano de Cultura. Este acuerdo está formado por tres puntos clave: uno que cubre el trabajo de excavación en  Inkylltambo; otro abarca el trabajo de mantenimiento en las ruinas pre-Incas de Pikillaqta; y el último consiste en exploración registro del trabajo en el Parque Nacional Pikillaqta. El trabajo de excavación solamente puede llevarse a cabo durante la estación seca, de Abril hasta Octubre. Durante la época de lluvias, los esfuerzos del proyecto se concentran en el análisis de los hallazgos, mantenimiento del lugar y mapeo y registro de formas y estructuras que no habían sido registradas anteriormente.

“Hemos podido registrar algunas de las tumbas en el área de Oropeza, cerca de Pikillaqta”, O’Shea comenta. “Siempre hemos sabido que había tumbas ahí; registrarlas de forma precisa y concisa ha sido parte de nuestro trabajo.

El equipo del proyecto de Arqueología examina una pieza de cerámicaEl objetivo principal del trabajo realizado por los voluntarios en arqueología consiste en asistir al Ministerio de Cultura Peruano en la preservación de su herencia nacional y regional. La antigua capital del Imperio Inca, Cuzco, es rica en hallazgos arqueológicos y para el Ministerio de Cultura Peruano, cubrir el presupuesto que permita llevar a cabo estudios y mantenimiento de todas las regiones es una tarea imposible. El objetivo primordial del proyecto se centra en la recolección de datos y la elaboración de informes que pueden ser utilizados en el futuro.

El trabajo en el proyecto de arqueología da a los voluntarios la oportunidad de ganar experiencia práctica en cada aspecto del área de la arqueología, desde explorar nuevos lugares y mapear nuevas estructuras hasta la excavación y análisis de los hallazgos. Los voluntarios en arqueología se convierten en parte del equipo local liderado por expertos en arqueología: el director del proyecto John Valencia y el arqueólogo Delsi Espinoza Masias. Puede unirse al proyecto todo aquel que tenga especial interés por la arqueología ya que el equipo de personal profesional estará encantado de compartir sus conocimientos. Tienen ya amplia experiencia en guiar a los voluntarios en cómo mapear sitios, excavar terrenos y analizar hallazgos. Dada la riqueza de Cuzco en historia arqueológica, los voluntarios tienen la garantía de llevarse consigo un gran aprendizaje sobre la historia de la arqueología Andina.

Descubre cómo puedes participar en nuestro proyecto de Arqueología en Perú, o también puedes ver la opción alternativa de proyectos de Arqueología.

Volver a Noticias