You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Jimena Plo - Trabajo Social & Comunitario en Camboya

Voluntaria de Projects Abroad en Camboya cogiendo niño

¿Por qué elegí Camboya? Bien, supongo que fue una mezcla entre casualidad y entusiasmo, este último por parte de mis padres, los cuales habrían estado en el país hacía unos años y querían que yo viviese la maravillosa experiencia que ellos alguna vez habían experimentado.

Siendo sincera, no tenía mucha idea de lo que me podría estar esperando en Camboya. Sabía que iba a trabajar en Home of Hope, y sabía que en Home of Hope me iba a encontrar con personas con distintas discapacidades o enfermedades, las cuales luego descubrí que variaban desde VIH, hasta demencias, autismos o casos de malnutriciones severas.

Después de un viaje de unas 30 horas, muy entrada la noche, otra española y yo llegamos a Phnom Penh, capital del país y ciudad en la que pasaríamos la mayor parte de nuestra estancia. Matt y Jody, dos de nuestros monitores, nos estarían esperando y nos llevarían al Hotel donde nos hospedaríamos durante las cuatro semanas de nuestro proyecto.

Voluntarios de Projects Abroad en Camboya

La primera mañana nos fueron presentados nuestra última monitora, la encantadora y siempre sonriente Dani, y el resto de nuestros compañeros. A priori uno podría pensar que Camboya no sería uno de los destinos más populares, debido a su lejanía y a la profunda diferencia cultural. No mucha gente tendrá el valor suficiente como para irse tanto tiempo tan lejos de su casa, pensé yo. Pero nada más lejos de la realidad. Nuestro grupo estaría compuesto por 35 voluntarios, ¡ni más ni menos! Aquí he de destacar que, desgraciadamente, seríamos 34 chicas y 1 solo chico. Pero seríamos un grupo muy diverso, ya que las nacionalidades variarían desde la noruega o la holandesa, hasta la japonesa o la suiza pasando por la italiana y la francesa. Aunque en su mayoría habría gente de habla inglesa.

Los primeros días transcurrirían con calma. Nos darían una introducción en la que nos explicarían, un poco más a fondo, nuestra tarea en Home of Hope, las normas que habríamos de respetar durante nuestra estancia y seríamos llevados a conocer a los niños a que cuidaríamos de primera mano.

La primera impresión fue algo dura ya que, como se habría de esperar, estos niños no disponían de las comodidades de las que cualquiera de nosotros pudo haber disfrutado durante su infancia, pero eran niños que, sin embargo, podían ser hasta más felices que muchos de nosotros.

Voluntarios de Projects Abroad en trabajo social en Camboya

Las tareas que nos fueron encomendadas en el centro fueron las siguientes:

Reformamos completamente la habitación de los sentidos “sensory room”, en la cual cubrimos las paredes con un papel azul claro, colgamos en el techo luces de colores y móviles que habíamos fabricado nosotros mismos y les proporcionamos distintos sonajeros con distintas texturas.

Hicimos un jardín en el que distintas verduras pudieran ser plantadas para, así, poder hacer la dieta de los niños algo más variada. Tarea a la que precedió un duro trabajo de quitar malas hierbas.

Recogimos toda la basura que había en la parcela en la que se encontraba el centro.

Voluntarios de Especial a corto plazo en Camboya

Hicimos un poco más habitable la zona de recreo, plantando enredaderas que pudiesen garantizar algo de sombra a los niños mientras jugasen, pintando parte de las mesas que aquí se encontraban o recogiendo objetos o basura que los niños pudiesen haberse llevado a la boca.

A pesar de lo duro que pudiese ser este trabajo, se hacía mucho más ameno gracias a que los niños siempre tenían ganas de colaborar y jugábamos y bailábamos con ellos entre tarea y tarea.

En cuanto a los viajes de fin de semana:

El primer viaje fue a Kampot, en el sur del país. Provincia que es muy conocida por su pimienta, lo cual pudimos comprobar en la excursión a la “Pepper Farm”, Granja de la Pimienta. Tuvimos la suerte de ir a un resort cercano en el que nos pudimos bañar en la piscina y olvidar por un momento nuestra dieta solo basada en arroz, ¡ya que comimos una buena hamburguesa! También fuimos llevados a dos cuevas espectaculares, en las cuales los mejores guías eran los propios niños que habitaban la región, y a una maravillosa cascada.

Voluntarios de Projects Abroad en Camboya

El segundo viaje fue a Siem Reap, donde visitamos la mítica ciudad de Angkor y los templos que la ocupan. Nueve horas de trayecto en bus nos trasladaron a esta maravillosa ciudad donde, aparte de visitar los templos, tuvimos la oportunidad de montar en tuk tuk, comprar en distintos mercadillos y cenar en un precioso restaurante mientras veíamos bailes típicos camboyanos.

Finalmente, el tercer viaje nos llevó a la provincia de Kampong Chhang , donde tuvimos el privilegio de visitar un pueblo flotante en un famoso río de la zona. También tuvimos la oportunidad de poder fabricar nuestra propia pieza de cerámica, ya que esta provincia camboyana sería famosa por su alfarería.

Este viaje concluiría con una visita a la Isla de la Seda donde conoceríamos el proyecto de “Coconut School” que se estaba llevando allí a cabo y donde nos pudimos dar un baño en el imponente río Mekong.

Mujer de Camboya Projects Abroad

A pesar de estas ser las tres principales excursiones también hicimos otras de menor duración, entre las que caben destacar el Museo de Genocidio (S-21), los Campos de la Muerte, el Museo Nacional o el Palacio Real.

He tratado de resumir lo más que he podido estas maravillosas cuatro semanas, aunque me resulta imposible poder incluir las muchas historias, personas, anécdotas y aventuras que me llevo de esta magnífica experiencia, de la cual diría que es totalmente recomendable.

Decir que este proyecto te ayuda a ver el mundo desde una perspectiva completamente diferente, ayudándote a valorar más lo que tienes y haciéndote ver que no solo es posible vivir sin tantos privilegios, sino que se puede ser aún más feliz sin ellos.

Si quieres vivir una experiencia como la de Jimena Plo, haz clic aquí para saber más acerca de este proyecto.

Jimena Plo

Volver al menú de las Anécdotas de los Voluntarios