You are from: United States, Go to our American website. Close
       Llámanos: 912901428 | info@projects-abroad.es

Elena Carrallo - Trabajo Social & Comunitario en Sri Lanka

Care and Comunity con Projects Abroad en Sri Lanka

Voluntaria con dos niños. Projects Abroad Sri. Lanka

He de decir que estas dos semanas han causado un gran cambio en mí y en mi forma de ver la vida. Principalmente me llamó mucho la atención el hecho de que, a pesar de que la gente de allí es menos privilegiada que nosotros, siempre están dispuestos a ayudarnos el doble, cuando en realidad eres tú la que está ahí para ayudar y mejorar la calidad de vida, en este caso, de los colegios y los niños que lo habitan.

El primer día fuimos a conocer a todos los niños que asistían a cada uno de los tres colegios en donde íbamos a trabajar y, al día siguiente fuimos de tres en tres a un colegio. A mí me tocó “Sadae pre-school”, un colegio maravilloso lleno de entusiasmo e ilusión. Los primeros tres días se suponía que eran de adaptación. Nosotros nos teníamos que acostumbrar a ellos al igual que ellos a nosotros, pero no tardamos ni un día en volvernos todos amigos.

Mural pintados por voluntarios de Projects Abroad

Al principio, el hecho de que la comunicación verbal entre los voluntarios y los niños no funcione es difícil de llevar, sin embargo en aproximadamente dos o tres días, tanto los niños como nosotros nos acostumbramos a utilizar un lenguaje de signos que los dos entendemos.

Sin duda, la profesora del colegio era la mejor compañera para trabajar. Era una persona encantadora que siempre estaba sonriendo y dispuesta a ayudarte en lo que pudiese. De hecho, un día que yo me sentía mareada y con un dolor de cabeza tremendo, ella vino a mí, abrió su botiquín de primeros auxilios y me echó un tipo de colonia en la nuca y en la parte superior de la cabeza que logró quitarme el malestar por completo. Es alucinante cómo trabajaba con nosotras y cómo nos abrazaba contenta del magnífico resultado de nuestras actividades.

Voluntaria de Projects Abroad en Sri. Lanka

La segunda parte del día era pintar un mural en el colegio para mejorar su calidad y animarles a aprender. A mi grupo nos tocó dibujar medios de transporte en una pared en el área de jugar de los niños. Ha sido una experiencia inolvidable donde todos los voluntarios trabajábamos en equipo para realizar un mismo objetivo. Poníamos música y de todo y nos lo pasábamos genial todos juntos.

El penúltimo día de clase regalamos a cada uno de los niños del colegio un par de sandalias para ir con ellas al cuarto de baño y que no se cortasen ni hicieran daño en los pies. A la hora de dárselas todos se sintieron emocionados y muy contentos. Al contrario que los niños más mimados, ellos cogían cualquiera, daba igual si eran rosas, azules, rojas o lo que fuese y jugaban todos juntos mientras llevaban sus preciadas sandalias nuevas.

La despedida fue dura, todos los niños abrazándonos, bailando y cantando con nosotras mientras nos hacíamos muchas fotos juntos para tener de recuerdo. Antes de que saliésemos definitivamente del colegio, nos vinieron tres niños a cada una y nos dieron dos regalos a cada una: una tarjeta y unas sandalias de cartón y papel.

Este proyecto me ha permitido vivir la cultura de Sri Lanka desde cerca y ver cómo hacen las cosas de manera diferente a nosotros. Mi perspectiva de ver la vida ha cambiado por completo y ahora mi mente está más abierta. Me he dado cuenta que la gente necesitada es la más feliz y con lo mínimo ya están saltando de la alegría y felices. La gente es encantadora y muy amable. Sin duda ha sido la mejor experiencia que he vivido hasta ahora.

Si quieres vivir una experiencia como la de Elena Carrallo, haz clic aquí para saber más acerca de este proyecto.

Elena Carrallo

Volver al menú de las Anécdotas de los Voluntarios